El Bajío

El pasado fin de semana visitamos algunos lugares de la región mexicana de “El Bajío”. El amigo Jorge reservó una furgoneta-minibus (camioneta la llaman aquí) en la que recorrimos Guanajuato, Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende.

Guanajuato es capital del estado del mismo nombre, sede de las minas de plata que explotó antaño la corona española y que tan bien resumió Quevedo. La ciudad disponía de una vasta red de alcantarillado que recorría la ciudad subterránea y que más tarde desecaron y convirtieron en innumerables túneles y anchas vías transitables, de modo que se convirtió en una villa tridimensional que ha debido causar más de un dolor de cabeza a los tom-toms. Vamos, a modo de Azca en Madrid, pero más extenso y con varios siglos de antelación. Por arriba, la ciudad está llena de referencias cervantinas. Si no fuera porque el cardenal Cisneros no asoma por ningún lado, uno diría estar en Alcalá de Henares. Al buscar una calle no te vale con el nombre y el número, sino que casi te hace falta el “piso”, el de abajo o el de arriba. A lo mejor por eso le llaman a esta región “el bajío”, jeje…

Por la noche estuvimos tomando una cerveza animados por el clásico mariachi. Bueno, los realmente animados eran los de la mesa de al lado, que fueron quienes les contrataron :P. A nosotros nos tronaron los tímpanos, especialmente el mariachi de la trompetita, que en vez de apuntar a su mecenas dirigía sus notas hacia los de al lado. Diez eran los músicos. Allí estaban cuando entramos en el bar, y allí permanecieron cuando nos fuimos. Como cobren por persona-hora, anda uno apañao :-

Sección antojitos

Le he cambiado el nombre a la sección gastronómica, pues parece ser que antojitos es como se les llaman a los platillos mexicanos con las delicias típicas de la tierra. A pesar del nombre, no es que se coman durante el embarazo 😉 pero me temo que uno va a acabar en ese estado (al menos en apariencia externa) si sigue por el duro camino de desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena con, en ocasiones, hasta siete platillos diferentes para alguna de las comidas :-O

Los compañeros del Tec celebraron los cumpleaños de julio y agosto con un desayuno en base a deliciosas gorditas (Gracias, Ernie, por la sugerencia culinaria :-P), cuyo nombre, como ya viene siendo costrumbre, siembra ciertas dudas sobre si es comestible. Os pongo una foto para que veáis que lo es :). Aparte de esto, he probado todo tipo de enchiladas (mineras, verdes, potosinas) y tamales, chile nogada, atole, etc.

Por cierto, ¡cuidado con los tamales callejeros! Por doquier acechan puestos y tenderetes donde venden tamales sospechosos. Aquí le llaman la venganza de Moctezuma a las gastroenteritis típicas que suelen atacar a los europeos por estas tierras. Moctezuma suele atacar disfrazado de tamal. Lo digo por experiencia 😦

Para los adictos a las crónicas, relataba en mi vuelta a Cádiz algunas bondades de la vida en el Sur de España. Eso no es nada. Sólo deciros que los anfitriones de la casa donde me hospedo
me hablan de Amealco, un pueblo del estado de Querétaro donde todos los restaurantes cierran a la hora de la comida. Eso es vida, y lo demás, cuentos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s