Me gusta el fútbol

Hola a todos,

La semana pasada no pude escribir crónicas porque anduve un poco liado. Aunque esta semana estoy en las mismas, los acontecimientos recientes no pueden hacerse esperar y exigen unas crónicas inmediatas, así que a ello voy.

El fin de semana pasado estuve de viaje relámpago en Madrid, para una boda. Al volver el lunes por la mañana, recogí el coche en el parking de Schiphol y me dirigí a toda pastilla a Stuttgart, ¡a ver el partido de la selección contra Túnez! La historia de cómo conseguí la preciada entrada es larga, así que voy al grano. Acudir al partido me suponía 600 km en coche desde Amsterdam a Stuttgart, salir del estadio al terminar, y volver 400 y pico km hasta Maastricht. Fue un poco paliza, sobre todo porque llegué hacia las 5 de la mañana, pero la experiencia mereció la pena.

Todo fue dejar el coche en el aparcamiento, y cruzarme con Manolo el del bombo, el auténtico, camino del estadio. La gente le paraba para hacerse fotos, no le dejaba avanzar. El pobre tenía una cara de “aguanta, Manolo, aguanta… que ya queda menos pa la jubilación…” que daba pena. Unos metros más adelante, ya cerca del estadio, oigo a alguien que grita: “¡Emilio Butragueño! ¡Don Emilio Butragueño!”, mientras una multitud se iba aglutinando cámara en mano hacia un arriesgado Emilio Butragueño que estaba apostado junto a una entrada al estadio, congeniando con la afición y con unas cámaras de TV apagadas al lado. Todo un señor, aguantando el tipo. Una lástima que sea del Madrid.

Pero lo mejor fue ver todos los tópicos de España concentrados en un carnaval de personajes y disfraces alrededor y dentro del estadio. De una furgoneta bajo el lema de “Cantabria con la Selección” se bajaba un grupo de octogenarios vestidos de traje de luces como si de San Isidro se tratara. Era como ver a la cuadrilla del bombero-torero, pero la original, la fundada en 1928, ya algo creciditos. Y muchos más grupos vestidos de flamenca, de todos los personajes de una corrida, y de cualquier cosa roja y gualda con equilibrio suficiente para aguantar en la cabeza durante 90 minutos.

Tenían acotados los alrededores del estadio en un recinto con bares y bebidas, donde se citaban las múltiples charangas y grupos de coros y danzas regionales. Había representación de todas y cada una de las regiones españolas. Catalanes con la camiseta del Barça pero animando a España (estos son los que se tomaron vacaciones el día del Estatut). Valencianos un poco cocidos armando bulla a falta de tracas, etc. Un grupo de Benicarló rodeaba a dos ‘chinojaponeses’ que coreaban canciones de Manolo Escobar y Paquito el chocolatero, entre otras delicatesen musicales por el estilo. Más adelante, un grupo de no sé dónde coreaba el desagradable grito de batalla que ha elegido la afición española para este mundial: “¡A por ellos, oooé..!”, mientras se cruza con ellos un personaje bajito y panzón con la bufanda del Cádiz alrededor del cuello, tras lo cual el grito se transforma en el consabido “¡Ese Cádiz, oé!”. Cuando ya están todos relajados, después de tan deliciosos momentos corales, se cruzan un par de alemanas de buen ver camino de la grada, y el de la bufanda vuelve a la carga con un “¡A por ellas, oooé!”. Pura poesía.

Intentando alejarme de la pasión desatada, me acerco a tomar una cerveza y un bradwurst y me coloco cerca de la valla del recinto. En esto se acerca un tío grande con cuatro vasos de cervezas de a litro entre sus manos, camino de la valla, y las deja en el suelo a mi lado. Como sólo vendían bebidas dentro del recinto, había entrado a por ellas y ahora buscaba su entrada para que le dejaran salir (sí, sí, pedían entrada tanto para entrar como para salir. No sé por qué las llaman ‘entradas’, deberían llamarlas entrada/salida —bueno esto es un chiste informático así que corred un tupido velo). Al ver al tío de las cervezas, me acerco a intentar ayudarle y me dice con un acento vasco de la hos…: “Nada, nada, hombre. Si ya puedo yo con ellas…”. Vasco tenía que ser, para que le quepa tanta cerveza entre las manos. Al agacharse se le cae un billete de 20 euros del bolsillo y le aviso de ello. Al ver que yo era un tío honrao, me da las gracias y me dice sonriendo “bueno, bueno,.. si se cae es porque sobra!” Más que vasco, de Bilbao diría yo. Tras ponerse la entrada entre los dientes, intenta levantar de nuevo las cervezas y tira dos de ellas. No tardó ni 1 minuto en aparecer un chaval de la organización del mundial con un contenedor a la espalda a recoger los vasos y limpiar el suelo :-O

En el partido estuve rodeado de andaluces de Jaén (aceituneros altivos ;), otro del Atleti que no hacía más que meterse con la familia de Torres (acompaño en el sentimiento a la familia atlética teniendo un delantero así), y un asturiano que sólo soltó dos palabras en todo el partido: “sí que era claru”, tras inquirirle por un supuesto penalti a favor de España, y “me cagüen…” cuando Luis Aragonés sustituyó al ‘guaje’ Villa. Bueno, eso y dos cigarros que se fumó, que afortunadamente no eran ‘cigarros de la risa’.

La vuelta fue un poco más espesa, sobre todo por el atasco y las horas que eran. Parado en el coche en la cola de salida del aparcamiento, se para junto a la ventanilla una chica que, al ver la matrícula de mi coche, me pregunta: “¿H as venido desde Madrid pa ver el partido?” Y le respondo que sí, pero que no a propósito para el partido, sino que estoy trabajando en Holanda. “Pero, vienes de Madrid, ¿no?” Le repito que sí, pero que vine hace tiempo, que ahora estoy en Holanda… “Pero, la matrícula es de Madrid, ¿no vienes de Madrid?”. Todo oídos… 😦

Tras salir del atasco, cogí la autopista y de vuelta a casa. No sabéis lo que acojona que a la 1:00 de la mañana, yendo a 120 por la autopista, te adelante un coche a más de 200, como si tú fueras en triciclo. Y digo un coche porque supongo que eso era. No me dio tiempo ni a fijarme en la marca. Como diría Asterix, ¡están locos estos alemanes!

Un saludo y hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s