El konninginnedag o la convergencia holandesa

Hola a todos,

El fin de semana pasado estuve en Amsterdam en el día de la reina, el ‘koninginnedag’. Muy bonito Amsterdam, no hay palabras para describirlo… Cuando paseas por cualquier otra ciudad, normalmente dices: “¡mira, un río!”. Aquí dices: “¡mira, una calle! Debe su nombre a la presa del río Amstel. ¡Qué elogio se podría hacer de una ciudad que tiene un río con nombre de cerveza…! En su honor al Manzanares deberíamos rebautizarlo como Mahounzanares.

El día de la reina o ‘koninginnedag’ es la representación viva de la convergencia holandesa con la cultura e idiosincrasia española. En pocas palabras, consiste en que, todo concentrado en un día y a lo largo y ancho de toda la ciudad, se reproducen actuaciones musicales en vivo (sobre todo de chunda-chunda), las típicas ferias con sus cacharritos para montar y puestos de venta ambulante, el rastro madrileño, gente de fiesta bailando por doquier, y el botellón, el inevitable botellón. Celebran concentrado en un día todo lo que los españoles celebramos cada fin de semana, especialmente entre abril y septiembre, ya sea en un pueblo o en otro de la geografía hispana. Vamos… para que la convergencia sea total sólo les falta el gitano de la cabra.

Eso sí, en vez de meterse las pandillas de amiguetes en una caseta a ponerse morados, aquí se juntan en una barcaza en un canal y se ponen naranjas, que digo yo debe ser el color en que se tornan tras una cierta ingesta de alcohol y viandas (como son más blanquitos, el ‘morado’ debe ser más suave). Os paso una foto como botón de muestra.

La vida en Maastricht es bastante agradable. La gente sale a la calle y se sienta en las terrazas de los bares con frecuencia. Eso sí, el domingo pasado hizo falta enchufar las estufitas para estar en la terraza, pero bueno. Aunque en general hace buen tiempo, incluso sol, que dura unas horitas, luego hace malo, luego bueno… y así todo el día. Lo mejor, los juegos de luces que hace el sol con las nubes al transitar del mal al buen tiempo. Así sí que se ven los rayos de sol (oh, oh, oh). Tulipanes he visto aún pocos, os mando una foto de uno.

Bueno, y para terminar, mis progresos con el holandés. Me fuí a ver el partido del Barça a un bar. Miré la carta y ví algo que empezaba por “koninjin…no-sé-qué”. ¡Ya está! (me digo yo): el plato del día de la Reina. Esto debe ser algo típico, pollo o algo así (porque aquí todo lleva pollo; con deciros que si preguntas en una oficina de turismo por un sitio de cocina típica te mandan al Kentucky Fried Chicken…). Le pregunto entonces al camarero que qué era eso y me dice que “rabbit”. Claro: koninjin, rabbit. ¿adivináis como se dice bugs bunny? “geluckig konijin”, jeje. Al final va a ser que los españoles pasamos más tiempo en Flandes del que nos creemos. Tan sólo en echarnos tardaron 80 años…

Este viernes es aquí fiesta. No celebramos el lunes el día del trabajo, pero nos tomamos libre el viernes. Ya os contaré más peripecias en cuanto tenga un rato.

Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s